Educando (II)

Decía en el post del pasado 17 de enero que mi obligación como padre era que mis hijos fueran personas buenas y felices cuando llegaran a la edad adulta. Escribí, con bastante precisión, lo que entendía por bondad, y hoy toca hablar sobre su felicidad.

Decía también que vinculo la felicidad de mis pequeños con su actividad laboral. ¿Por qué? Porque cuando sean mayores van a dedicar la mayor parte del tiempo que estén despiertos al trabajo. Por eso, tienen que disfrutar con aquello que hagan para ganarse la vida.

Pregunta: ¿cómo va a ser el mundo que les viene? Continue reading “Educando (II)”

Educando (I)

En el último post decía que hoy iba a hablar sobre la educación de los hijos. Más concretamente, voy a escribir sobre cómo lo hago yo. Parto de la idea de que mi deber como padre es educar a mis pequeños para que en la edad adulta sean personas buenas y felices.

Ser una persona buena significa ir haciendo el bien por la vida. Significa ser amable, estar en disposición de ayudar a quien lo necesite. Significa ser leal, cumplir con la palabra dada y con los compromisos adquiridos. Continue reading “Educando (I)”